Comer, en algunas culturas, es algo  más que una necesidad fisiológica básica. Es, en sí mismo, un acto en donde se aplican reglas y/o códigos de conductas que afianzan y reafirman la identidad. Por ello, el protocolo que se aplica en la distribución de los alimentos es muy importante porque no solo informa sobre la jerarquía de quienes los consumen, sino que además comunica la jerarquía de los mismos, aspecto de especial relevancia en la cosmogonía de los pueblos amerindios.

En este sentido, los alimentos tienen un papel preponderante en  la vida ritualista de los  inga y de los kamsá, puesto que son la representación material de su relación espiritual con la Madre Tierra. De ahí que en las diferentes ceremonias se ofrenden en acción de gracias aplicando el principio de reciprocidad, el cual consiste en devolver a la naturaleza, de manera simbólica, todo lo que les ha dado. No obstante, algunos alimentos como el maíz, símbolo de hospitalidad y de buenas relaciones, tiene un papel muy importante en la celebración de los ritos de paso, ceremonias, reuniones familiares o comunitarias. No hay, en estas comunidades, acto social en el que no se ofrezca “chicha”, una bebida elaborada con maíz fermentado con la que se consolidan lazos, alianzas y relaciones familiares o laborales. Ésta, siguiendo el orden de circulación de los alimentos, se repartirá siempre por la derecha.

ProtocoloRCA

La repartición del mute (maíz cocido), los huevos, la carne (vacuno, porcino y gallina)  se hace siguiendo los patrones de circulación de los bienes y valores establecidos por estos dos pueblos. Esta circulación debe hacerse siguiendo la lógica de los opuestos, en la cual lo social, lo espiritual, lo masculino y lo vegetal son términos asociados a la vida y son representados por los números pares, mientras que lo asocial, lo material, lo femenino y lo animal son asociados a la muerte y están representados por los números impares. Los alimentos de origen vegetal se reparten por el lado derecho y los de origen animal por el izquierdo.  Este mismo protocolo se utiliza en la adjudicación del terreno, por un lado, se cumplen con los requisitos legales establecidos por la sociedad para legalizar un documento y por el otro se legitima simbólicamente con el rito de la circulación de alimentos antes descrito.

El Ritual de la circulación de los alimentos es uno de los actos más importantes del Carnaval del Perdón y la Reconciliación, es el momento de compartir los alimentos por los que se ha trabajado todo un año. El Gobernador, quien es elegido el tercer domingo de diciembre o enero, se presenta ante su comunidad con la puesta en escena del Carnaval, que se celebra el lunes anterior al miércoles de ceniza. El evento lo conforman diferentes rituales, pero es el de la Circulación de los Alimentos el que mide la gestión organizativa del Gobernador. De la cantidad de comida y bebida que ofrezca a los asistentes, respetando el orden de precedencias de los miembros de la comunidad, se valorará positiva o negativamente su imagen.

Orden de precedencias

1. Cabildo, autoridad tradicional y anfitrión.  El Cabildo es la institución política por excelencia dentro de la organización de los grupos del Valle de Sibundoy. Surge durante la Colonia como intermediario entre la administración colonial y organización socio-política indígena. El Gobernador es el jefe del cabildo y es quien elige a sus colaboradores: alcaldes (Mayor y menor) y alguaciles. Para llegar a dirigir el Cabildo se deben haber ejercido los demás cargos.

2. Invitados especiales.  Estos pueden ser ex-gobernadores y/o autoridades de otras etnias, etc.

3.  Autoridades locales.

Linea de saludo

6. Los Abanderados gozan del respeto y el reconocimiento de la comunidad por sus años de servicio a la misma. Este grupo de personas conformadas por ex-gobernadores, médicos tradicionales y líderes comunitarios, entre otros. Son elegidos por el Gobernador y tienen como función asegurar que el Carnaval transcurra dentro de los parámetros establecidos, anticipándose a las acciones que pueden poner en riesgo su viabilidad. Los abanderados con su indumentaria tradicional representan la sabiduría de los mayores, la de los abuelos y la de los ancestros. Portar la bandera del municipio y las banderas de colores que representan a la naturaleza es un honor que se confiere a quienes poseen el conocimiento del orden natural y social que rigen la vida de su comunidad y que solo es posible a través de la experiencia. Y por último pero no menos importante la comunidad en general.

Abanderados1

Desde los anales de la humanidad el hombre ha celebrado ritos, ceremonias y eventos que tienen como trasfondo la interpretación de su realidad y la confirmación de su identidad a través de la imagen. Eventos como el Carnaval del Perdón y la Reconciliación –Kalisturinda o Betsknaté-  se institucionalizan para ser mantenidos en el tiempo y en el espacio. En el tiempo porque con su celebración se reafirma la existencia de un pueblo y de su cultura; y en el espacio porque no importa donde se encuentre una minoría de la comunidad, éste será celebrado con la misma alegría e intensidad que si del propio territorio se tratara.

 

Bibliografía

Cabildo Indígena del Pueblo Cämentsá. (s.f.). Pueblo Cämentsá. Obtenido de http://www.pueblocamentsa.org/

Dirección de Poblaciones. (2010). Caracterización de pueblos indigenas en riesgo. Bogotá: Ministerio de Cultura Gobierno de Colombia. Obtenido de http://www.mincultura.gov.co

Jacanamijoy, B. (1993). Chumbe arte Inga. Bogotá: Ministerio de Gobierno, Dirección General de Asuntos Indígenas.

Ministerio de Comercio, Industria y Turismo de Colombia. (2010). Vive Colombia, el país que llevas en el corazón. Ferias y Fiestas. Bogotá: Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

Ministerio de Cultura República de Colombia. (3 de Marzo de 2010). Obtenido de http://www.mincultura.gov.co

Pulido, O. (2015). Etnicidad y religiosidad en el pueblo Inga del Valle de Sibundoy. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia.

Ramirez, M., & Pinzón, C. (10 de Agosto de 2017). Biblioteca Virtual Luis Ángel Arango. Obtenido de http://www.banrepcultural.org

Valencia, A. (2011). Carnaval Kamëntsá: identidad, simbolismo y resistencia. El entrecruzamiento de la tradición y la modernidad. Memorias del Encuentro Internacional sobre estudios de Fiesta, Nación y Cultura, 133-152.

Ilustración: Laura Berdugo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s