Ceremonial y protocolo masónico: Ritual de Consagración de un nuevo templo 2ª parte

En la primera parte de este post hacía referencia al protocolo para ingresar al templo. A continuación esbozaré el protocolo para el encendido de las luces y el que debe aplicarse para formar la Cadena de Unión, un símbolo muy importante en los rituales y ceremonias masónicas.

El Venerable Maestro (VM) o el Presidente de la Comisión Consagradora (PCC) avanzará entre columnas hasta la puerta del templo. Una vez, frente a la puerta, llamará con tres golpes, los cuales tienen una connotación simbólica como todos los gestos, signos e iconos que hacen parte del lenguaje verbal y no verbal de la Masonería.

PlanoRC1

Al no obtener respuesta en su llamada, el VM o PCC pregunta en con tono fuerte: –¿Quién que ha osado entrar en este honorable recinto?-

Una voz en el interior del templo responde: –Somos los obreros que hemos trabajado en su edificación y cuya custodia se nos ha sido encargada.-

VM – Siendo así, abrid y dejadnos entrar-.

-¿Quién sois vosotros? –VM –Somos el Maestro y los obreros que buscamos la luz y que venimos a acabar esta obra consagrándola, al  G∴ A∴ D∴ U∴ (Gran Arquitecto del Universo), a la Virtud y a la Verdad, encendiendo el fuego sagrado que conserva la Gran Logia de Masones Libres y Aceptados de (nombre de la Logia). 

Al abrir las puertas del templo, éste se encuentra en penumbra, iluminado solo por las luces de  los tres faroles que portan el arquitecto y los dos obreros.  El arquitecto da la bienvenida al Venerable, quién en compañía del  Maestro de Ceremonias, ingresa al recinto y enciende  las luces de  las aras ubicadas en Oriente y en las columnas del Norte y del Mediodía.  A continuación se dirige al Altar de los juramentos (ARA) y enciende los tres candelabros. Un Past-Venerable depositará sobre el ARA el  Libro de la Ley y sobre éste la Escuadra y el Compás.

Con el encendido de las luces del ARA el templo deja de ser un recinto profano.  Las tres luces que se encuentran personificadas en el Venerable Maestro, en el Primer y Segundo Vigilante han sido instaladas de manera simbólica en un nuevo local. Pero si se tratara de una nueva logia, además de la consagración del templo, deberán tomar posesión de su cargo las dignidades y oficiales.  Esta ceremonia será oficiada por el Presidente de la Comisión Consagradora, que estará conformada por los delegados de la Gran Logía, Venerables de otras logias y Past-Venerables.

Para finalizar y continuar con las celebraciones que posteriormente acompañan al ritual, los hermanos forman la Cadena de Unión alrededor del ARA. Este símbolo de unidad lo realizan los masones al final de cada tenida y el protocolo para representarla sigue la jerarquía establecida no solo en los cargos, sino que además debe respetar el lugar que cada quien ocupa en el templo.

Cadena de Unión

Cadena de Unión

La Cadena toma su forma simbólica cruzando el brazo derecho por encima del izquierdo a la altura del pecho, tomando con la mano derecha la izquierda del que se encuentre a su izquierda y con la izquierda la derecha que se encuentre a su derecha. Las manos deben estar descubiertas, sin guantes.  El Gran Maestro o Venerable Maestro se colocará siempre en línea con  su sitio en el Oriente y los Vigilantes al lado del Venerable, cada uno en su respectiva columna.  Los demás hermanos seguirán la cadena de acuerdo a su grado, de mayor a menor,  conservando su sitial.

Con la Cadena dispuesta en torno al ARA, el Venerable Maestro o el Presidente de la Comisión Consagradora, según sea el caso, expresa:

Hermanos míos, hagamos votos para que este templo que acabamos de edificar a la Ciencia y a la Virtud, sea grato a los ojos del  G∴ A∴ D∴ U∴ (Gran Arquitecto del Universo), y que todos los francmasones que en él se cobijen, tengan en su haber sentimientos de paz, de unión fraternal y de amor a la humanidad.

Podemos concluir con este ritual que, a través del lenguaje simbólico, la Masonería ha construido una forma de comunicación y expresión con conceptos esenciales de nuestra propia realidad como son: luz, oscuridad y unidad.

Cabe destacar que en este ritual solo se han plasmado los aspectos protocolarios del mismo. Los diálogos y discursos han sido suprimidos por su extensión y porque cada logia los redacta y aplica de acuerdo a su criterio, conservando siempre la esencia del acto que no es otra que dotar al lugar de sacralidad.

Fuentes

Cossard A. (1861). Manual de la Masonería, Ósea El Tejador de los ritos antiguos. Macoy y Sickles, Nueva York.

Eliade, M. (1998). Lo sagrado y lo profano. Ediciones Paidós Ibérica S.A., Barcelona.

Frau Abrines L. Diccionario Enciclopédico de la Masonería. Editorial del Valle de México S.A.

Mateo Tesija P. (2007) Arte y Masonería. Editorial Kier S.A. Buenos Aires, Argentina.

Entrevista a un Maestro Masón

Planos: Elaboración propia

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: