Las Sagradas Escrituras se refieren a la Pascua en varios libros del Viejo Testamento y a la Última Cena como la Institución de la Cena del Señor, en el Nuevo.  En ambos,  vinculan a estas celebraciones la Fiesta de los panes sin levadura.

La Fiesta de los panes sin levadura es una de las tres Fiestas Solemnes que el pueblo Israelí debía celebrar en honor a Jehová (de esta fiesta y su simbología profundizaremos en otro post).

Siete días comerás los panes sin levadura, como yo te mandé, en el tiempo del mes de Abib; porque en él saliste de Egipto; y ninguno se presentará delante de mí con las manos vacías. (Ex. 23.14-19; Ex. 34. 18-26; Dt. 16. 1-17).

En el Viejo Testamento la Pascua se oficiaba para rememorar la liberación de Israel de la esclavitud egipcia, en Crónicas (Libro 1, 35:1-19) se describe como un acto celebrado por el rey Josías, sin precedentes desde los días del profeta Samuel. La participación de los sacerdotes y levitas en la organización de la fiesta y la concurrencia del pueblo israelí, le dieron a la ceremonia la trascendencia e importancia que resalta las Sagradas Escrituras: “[…] ningún rey de Israel celebró pascua tal como la celebró el rey Josías […]”  (Dt. 35: 18)

Para los preparativos de la fiesta el rey Josías se ciñó a las instrucciones que Jehová le dio al rey David, quien entrado en años,  hizo rey a su hijo Salomón y convocó a los sacerdotes y levitas para asignarles  las tareas que debían llevar a cabo para la construcción del templo y la celebración de la  Pascua.

El rey David censó a los levitas, quienes no fueron contados en el censo realizado por Moisés y Aarón porque fueron consagrados para llevar el tabernáculo y todos sus enseres.

El recuento se llevó a cabo de acuerdo un parámetro: la edad. Así pues, los levitas fueron contados; en primera instancia, los de treinta años en adelante. El resultado fue de 38.000, y fueron designados para las siguientes labores:

  • 24.000 para dirigir la construcción del templo.
  • 6.000 para gobernadores y jueces.
  • 4.000 porteros, y
  • 4.000 para alabar (cantar)  a Jehová con instrumentos.

En segunda instancia, los de 20 años en adelante. Un varón de cada tribu y jefe de la casa de sus padres, quienes además estaban bajo las ordenes de Aarón  para ministrar la casa de Jehová.  En definitiva eran los responsables de santificar el templo y realizar las ofrendas.

Y así ordenó el rey Josías:

“Preparaos según las familias de vuestros padres, por vuestros turnos, como lo ordenaron David rey de Israel  y Salomón su hijo”.  (2Cr. 35:4)

“Estad en el santuario según la distribución de las familias de vuestros hermanos,  los hijos del pueblo, y según la distribución de la familia de los levitas”. (2Cr. 35:5)

Para la celebración de la Pascua cada jefe dio a su grupo ofrendas según sus capacidades: el rey Josías dio a los pueblos ovejas, corderos, cabritos y bueyes; sus príncipes donaron ovejas y bueyes a los sacerdotes y lo mismo aportaron los jefes de los levitas a sus súbditos.

Con el servicio preparado, sacerdotes y levitas ocuparon en el templo el puesto que le correspondía y esperaron su turno para la ejecución sus tareas. Los levitas sacrificaban el cordero y los sacerdotes esparcían su sangre sobre las brasas. Así se ofreció holocausto a Jehová, con cantos de alabanza.  La  Pascua y la Fiesta de los panes sin levadura  fue celebrada durante siete días en el año dieciocho del rey Josías.

El Nuevo Testamento: en el evangelio de San Marcos, San Lucas  y San Juan (Mr. 14: 12-24; Mt. 26:17-29; Lc. 22:7-23) hace alusión a la Pascua en la Institución  de la Cena del Señor o  Última Cena .

La Última Cena
La Última Cena, oleo de Juan de Juanes

He aquí, al entrar en la ciudad os saldrá al encuentro un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidle hasta la casa donde entrare, y decid al padre de familia de esa casa: El Maestro te dice: ¿Dónde está el aposento donde he de comer la pascua con mis discípulos?

Entonces el os mostrará  un gran aposento alto ya dispuesto; preparad allí. (Lc. 22:10-12)

Pocos detalles se tienen del lugar de celebración de la última cena de Jesús. Sin embargo, buscando un poco sobre el tema encontré este libro: “Usos y costumbres de tierras bíblicas” de Fred J. Wight (1981) En él explica que un aposento alto o cuarto superior es a una habitación situada en la segunda planta de la casa, destinada a los más ilustres invitados. Esto indica que a Jesús y a sus discípulos les fue concedido un lugar de honor para la celebración de la pascua y por consiguiente de su última cena.

¡Feliz Semana Santa!

 

 

4 comentarios en “Fiestas solemnes: La Pascua y La Última Cena

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s